y que me diga que sí

Escrito el 4 agosto, 2017, a las 11:27, vestido.

La verdad es que nunca he sido muy bueno en eso del juego del amor, o ligar vamos, dicen que cuando le gustas a una chica te manda señales prácticamente imperceptibles para el ojo humano, pero que ahí están, yo creo que no debo ser humano, por que no tengo ni puta idea de cuales son esas señales, así estoy, que follo menos que un gato de escayola, para mi las señales deberían hacerlas con los palos de colorines que utiliza la guarra civil para pararnos y ponernos multas.

A ver, y no es que yo sea muy exigente en el tema de las mujeres, que soy un tipo del montón, que coño!!!!!!, estoy bueno, como un buen potaje, con mis curvas y una calva que me hacen jodidamente atractivo y deseable, y en el tema de las mujeres me gustan:

Morenas, pelirrojas, rubias, tintadas, con el pelo corto, largo o sin el.
Con los ojos negros, grises, marrones, azules, blancos o tuertas.
Gordas o flacas.
Altas, bajas o de mediana estatura.
Simpáticas, inteligentes, poco inteligentes, apáticas, introvertidas, extrovertidas.
Goticas, punkis, heavys, chonis, poligoneras, o cualquier otro adjetivo de estos raros que puedan existir.

Y con todo esto se puede hacer cualquier tipo de mezcla, por surrealista que pueda parecer, que seguramente la chica me guste, o por lo menos, seguramente le veré algo que haga que me guste, en mis cuarenta años nunca he conocido una mujer a la que haya podido llamar fea, bueno sí, una, pero esa no cuenta, todavía no sé si se puede catalogar como mujer.

Como podéis ver, a mis cuarenta años no exijo gran cosa en cuanto a mujeres, a pesar de mi inevitable atractivo físico y mi sorprendente intelecto, pero nada, aquí estoy, mas solo que la una, mas perdido que un maricón en el rocío, expresión que nunca he llegado a comprender por cierto.

Yo solo busco una mujer que me quiera como soy, en definitiva, yo solo busco una mujer que me diga que SÍ.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

  1. El mesonero dice:

    1. Ricardo dice:

      Ya te he dicho de todas las maneras posibles que quiero una mujer cabron

  2. Zumba Solo dice:

    Con lo poco que pides y no lo encuentras. ¿Será que no lo solicitas? En el juego del amor, Richard, hay que participar. No es suficiente con mirar la partida por encima del hombro del jugador. Hay que lanzarse al agua. Solo tienes que observar la sabia Naturaleza (con mayúsculas aposta)y aprenderás las señales necesarias para el cortejo. Las aves, los mamíferos, los reptiles, los peces y un largo etcétera transmiten esas señales necesarias para indicar al sexo contrario que existes, que en la batalla también participas tú. Y en tus propias estadísticas de estas batallas encontrarás un montón de ‘noes’, que significan que no, pero, y como toda estadística que se precie, también aparecerán alguno que otro ‘si’. Pues ya sabes, agarralo fuerte y no lo sueltes. Y al final, ¿sabes quién unicamente tendrá razón? El inexorable tiempo.

    1. Ricardo dice:

      Pues me tocará aprender esas señales, o bien preguntar directamente cuando no esté seguro, que es otra opción, ya sabe usted que tengo de todo menos vergüenza y conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *