odio los mercados de requena

Escrito el 5 agosto, 2017, a las 16:44, vestido, creo.

Creo que ya lo he contado en varias ocasiones, pero bueno, lo vuelvo a repetir, que por sobre información que no sea:

Mido un metro y setenta y tres centímetros, peso ciento dos kilos ahora mismo, lo sé por que me los controla una dietísta, que por cierto esta….., bueno, que peso mucho, llevo una perilla de unos ocho a diez centímetros ahora mismo, además como mi barbera ha hecho vacaciones, y a mi no me toca la barba nadie más, llevo una cara que parezco un oso, voy tatuado, quizá en exceso, aunque para mí todavía queda mucho espacio donde pinchar, normalmente visto de negro y llevo gafas de sol, y más con estos días de calor que están haciendo.

Bien, teniendo en cuenta mi físico, que por otra parte es realmente atractivo e irresistible en su conjunto total, hemos de tener en cuenta que hoy es sábado, y los sábados en Requena hay mercado, es decir, todas las marujas y marías del pueblo están concentradas en unos doscientos metros de largo por diez de ancho, y yo pasando por medio como si la cosa no fuera conmigo.

Como con la nueva medicación me siento mucho mejor ya no suelo aislarme con la música, por lo que lamentablemente, suelo escuchar todo lo que se dice a mi alrededor, eso me hace pensar en que debo volver a utilizar mis cascos de nuevo.

El mercado de Requena lo ponen en lo que Bea denomina “el tontodromo”, es la avenida principal del pueblo, y por donde los domingos aparecen todos los zombis con sus pequeños zombis a deambular de un lado a otro sin sentido alguno.

Como digo, el noventa y cinco por ciento de las marujas y marías del pueblo estaban ahí, y yo, como buen hijo, he ido al hogar del jubilado con mi padre para tomar un café con leche, a medida que pasábamos por entre medio de las marujas y marías, las miradas se me iban clavando como agujas por todo el cuerpo, luego han venido los murmullos, hay que tener en cuenta que mi padre en el pueblo es bastante conocido, y la mayoría se preguntaban que hacía mi padre con ese tipo tan “raro”.

Ha sido bastante divertido, se que debería decir angustioso, doloroso o alguna otra cosa, pero no, ha sido muy divertido, me he sentido el centro de atención de cientos de mujeres, lastima que la más joven tendría sesenta años, pero bueno, dicen que sin dientes hacen menos daño, mira un pareado.

En fin, por muy bien que me sienta no puedo evitar el odiar este pueblo, después de diecisiete años fuera todo sigue igual, al que se sale un poco de la linea lo miran como el “raro” y murmullan sobre el, en otras circunstancias me habría puesto como una moto y seguramente alguna de estas viejas se hubiera llevado algún pequeño “susto”, pero en realidad no vale la pena, estoy orgulloso de como soy y de como voy por la calle, como digo, ha sido una mañana divertida de verdad.

Creo que la gente debería empezar de una puta vez a ver la mierda que hay en el suelo de su casa y dejar tranquilo el alicatado del baño de los demás, no entiendo que se gana en criticar a alguien cuando tu vas con un babi de colores y el pelo lila medio gris.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *