la agonía

Escrito el 8 junio, 2017, a las 12:48, fumando.

Hoy, día ocho, como ya os había comentado en otros artículos, he tenido mi primera sesión con la psicóloga de asuntos sociales, he tenido que ir a asuntos sociales por que mi psiquiatra, de la seguridad social, no cree necesario que me vea una psicóloga, con sus pastillas mágicas está todo en orden.

Lo primero que la psicóloga me ha pedido es un informe de mi doctora de cabecera sobre mi estado, doctora de cabecera que me ha visto tres únicas veces, y únicamente para renovarme la baja laboral, es decir, que el informe que esta mujer puede hacer sobre mi es cojonudo.

Lo segundo que me ha pedido es un informe de mi psiquiatra, psiquiatra que según ella solo lleva unas semanas en el centro y todavía no sabe muy bien como funciona el tema, por otra parte solo me ha visto dos veces, y en ambas ocasiones se ha limitado a subirme la medicación.

Bien, en el momento que tenga estos dos informes, cosa que será a final de mes, debo pedir hora de nuevo con la psicóloga, y según ella, con estos informes, más uno que redactara ella misma, y recordemos que será la segunda vez que me vea, lo enviara todo al tribunal medico para ver si consigue que me den un grado de minusvalía mental.

Con dos cojones, uno aquí esperando pacientemente para poder ver a sus hijas, y resulta que los que me tienen que ayudar creen que me deben dar un grado de minusvalía mental, me parece maravilloso, súper estupendo, y chupi guay.

Eso sí, me ha presentado al psicólogo guay, por lo visto los lunes se lleva a un grupo de mi calaña a tomar café, y los jueves con el mismo grupo hacen senderismo, me parece cojonudo, no por la compañía, algo que no pienso juzgar en ningún momento, si no por la calidad humana de la primera visita.

Me dejan claro que deben darme un grado de minusvalía mental, que seguramente si me lo dan, podré ir a un piso tutelado en Valencia, o quizá a algún centro psiquiátrico donde puedan ayudarme con el día a día, y todo para salir de la unidad familiar, que eso es lo único que me ha gustado de toda la mañana.

Ahora mismo estoy agonizando como un jabalí cuando le dan un tiro poco certero, no se que hacer ni para donde mirar, solo tengo una cosa clara, esta agonía que siento ahora mismo me la paso yo por el forro de los cojones con unas cervezas esta misma tarde, y si puedo controlarlo de puta madre, y si no puedo que me vuelvan a atar, que ya casi le estoy cogiendo el gustillo a estas mierdas de camillas.

Absurdo es poco para describir lo que me está pasando, yo solo quiero dejar de vivir, dejar de darle vueltas a mi estado mental y a mi minusvalía, si no tenéis cojones a darme la ayuda que necesito, y que estoy pidiendo a gritos encerrarme como la otra vez, no os cuesta tanto hijos de la gran puta.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *