aprendiendo a ser un tipo duro

Escrito el 28 agosto, 2017, a las 11:04, vestido, creo.

He pasado los seis días más maravillosos y perfectos de los últimos cinco meses, he tenido a mi lado a las tres personas más importantes en mi vida en estos momentos, a mis dos hijas y a su madre, mi buena amiga, pero como todo lo bueno, tiene un final, y ayer marcharon hacía Girona de nuevo, quedando yo aquí solo otra vez.

Hemos estado juntos prácticamente las veinticuatro horas del día, hemos salido a pasear, hemos ido a las ferias, hemos mirado la tele, hemos reído, incluso hemos tenido tiempo para tener pequeños enfados propios de una familia normal con hijas casi adolescentes.

Pero ahora, para mí, es cuando viene lo realmente difícil, superar esto, con dos cojones, no caer de nuevo en la depresión profunda, no puedo permitirme, después de todo lo conseguido, volver a encerrarme en mi mundo de nuevo, debo hacerme el tipo duro, sea como sea, con o sin apoyo, no puedo permitir que el hecho de quedarme de nuevo solo me hunda en lo más profundo de mi ser otra vez.

Si bien es cierto que me siento decaído, sin ganas de nada, con más ganas que nunca de dejarlo todo de lado, debo ser consciente de que han sido seis días maravillosos, y de que si consigo que todo siga bien en mi mundo, vendrán muchos más días como estos.

Mañana tengo cita con la psiquiatra, y evidentemente debo contarle todo esto, es completamente necesario que ella sepa por lo que voy a pasar ahora mismo, quizá me recete alguna pastilla de refuerzo por si me veo muy mal, como ya hizo en alguna ocasión, no son pastillas fijas, solo debo tomarlas si me veo excesivamente mal, pero creo que ella debe saber lo bien que lo he pasado, y sobre todo lo mal que lo voy a pasar ahora.

Soy consciente de que debo obligarme a salir, no puedo quedarme encerrado en casa, hoy por ejemplo, me he levantado con mucha energía positiva, he ido al gimnasio y casi he duplicado los pesos que levanto normalmente, eso es por que por alguna razón hoy estoy de buen humor, relajado, y supongo que por que después de casi un mes ya estoy asimilando las pastillas como debo y todo se va encauzando hacía donde debe, pero esto es solo lo que yo creo, igual ha sido un día puntual, veremos como me levanto mañana, espero que por lo menos la mitad de bien de lo que me he levantado hoy, eso sería suficiente para mí.

No acabo de tener muy claro como voy a enfocar toda esta situación, ahora realmente si necesito apoyo externo, pero hasta el día cinco no tengo cita con la psicóloga, y no creo que sea una situación como para presentarme de urgencias, además, creo que esta de vacaciones la señora, claro, es agosto.

Supongo que salir y ver a mis amigos me ayudara para no pensar nada en lo que no deba pensar, el problema también está en que no todos los amigos que más me apoyan están presentes, varios de ellos están de vacaciones o “encarcelados” en su rutina, pero aún así creo que salir y estar con los presentes me puede ayudar mucho a llevar este yugo que voy a cargar durante algunos días, tengo que aprender a hacerme el tipo duro, y tengo que hacerlo desde ayer, no me queda otra, quiero más días como estos seis que hemos pasado ahora, quiero conseguirlo.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

  1. Raquel dice:

    ¿ya empezamos otra vez?, ¿para que estamos los amigos Ricardo?

    1. Ricardo dice:

      Ya lo sé, cuento contigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *