abrirme a los demás

Escrito el 9 septiembre, 2017, a las 15:22, sin tabaco.

A veces me gustaría poder hablar con la gente, abrirme, contar todo lo que me pasa, soltar mi mierda, explicarles por lo que estoy pasando, abrirme a una/o amiga/o, ser capaz de expresar de alguna manera todos mis sentimientos, todas mis penas, todo lo que sufro, todo lo que soy, todo.

Pero soy incapaz, jamas he conseguido abrirme a nadie, quizá en alguna noche de borrachera he podido contar más de lo debido, pero sobrio jamas, soy un tempano de silencio que no cuenta nunca como se siente, que me pasa por la cabeza, que necesito, soy un jodido tipo duro, que le vamos a hacer, un gilipollas vamos.

Ni siquiera con los profesionales, pobre gente que lo único que intenta es ayudarme a despejar mi mente e intentar mostrarme nuevos caminos a seguir, ni siquiera con ellos soy capaz de abrirme, les doy lo que quieren escuchar, y se que no son tontos, ellos lo saben, yo lo sé, quizá sea una perdida de tiempo, pero he pedido ayuda, ahora no puedo echarme atrás.

Tengo muchas/os amigas/os que están dispuestos y preparados para que les suelte toda mi mierda e intentar ayudarme como buenamente puedan, pero soy incapaz, no se por que en su día me cree esta coraza que ahora me pesa tanto en la espalda.

Soy un pobre gilipollas que ha pasado por mil historias, y aún así, aún así soy incapaz de explicarlas, me encantaría poder llorar en el hombro de alguna/o amiga/o, poder contarles todo lo que me pasa, lo que sufro, lo que siento, pero en su día escogí quedarme con todo dentro, y cometí el gran error de mi vida.

Ahora todas esas historias por las que he pasado, todo lo que he vivido, todo lo que me he ido guardando en la mochila para mi solo pesa mucho, pesa demasiado, es un peso que ya no puedo soportar yo solo, y aún así, aquí estoy, escribiendo, en soledad, retirado de todos aquellos que están dispuestos a escucharme, con mi carga sobre la espalda, y cada vez pesa más, y cada vez me veo más incapaz de soportarla.

Quisiera soltar toda mi mierda de una puta vez, vaciar la mochila, salir de mi coraza, pero da tanto miedo, son tantos años acumulando, aguantando, callando, tragando, soportando, sonriendo….

Yo ahora mismo solo quiero que los minutos pasen rápido, que el tiempo no se detenga, que la noche llegue a su hora y poder dormir, dormir para olvidar, para no estar presente, para descansar.

Espero cada día ese feliz momento en el que la noche llega a la ciudad, en el que la oscuridad se hace plena para poder tomarme la pastilla de dormir, una vez la tomo es cuestión de una hora, relajarme, dormir, olvidarme de todo, no estar presente, y si sueño no lo recuerdo, y si no lo recuerdo soy feliz, es una carga menos para mí.

Quisiera poder expresarme en palabras y no en letras, quisiera poder expresarme mirando a los ojos, y no tras una pantalla de ordenador, quisiera poder liberarme, poder hablar, poder soltar toda mi mierda, quiero pensar que al compartirlo no me pesaría tanto, quiero pensar que al sacarlo fuera de mi mochila no volvería a entrar, no debería soportar todo este peso, ya no puedo más, ya no puedo con el, son cuarenta años de “soledad”.

A veces pienso que si en su momento hubiera sido tan fuerte como aparento, tan voraz, tan echado para adelante, tan valiente como parece que soy, hoy no estaría como estoy.

Si en su momento hubiera frenado lo que debía frenar hoy no estaría donde estoy.

Si en su momento hubiera dicho lo que debía decir quizá hoy no estaría como estoy.

Si en su momento hubiera sido capaz de ser sincero conmigo mismo, hoy todo sería diferente para mí, quizá lo hubiera pasado mal en ese momento, ¿pero que es un pequeño instante para toda una vida?.

Puedes insultarme, criticarme, lo que te de la gana, pero todo comentario anónimo, o con un email falso será borrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *